Proteger nuestro hogar es algo que instintivamente buscamos, en él se encuentran las pertenencias que nos hacen vivir cómodamente y que disfrutamos tener. Sin embargo, por lo regular no pensamos como es que podemos proteger nuestros bienes, los Seguros de Casa Habitación están diseñados con este fin.

Interesante es saber cómo funcionan y cuales beneficios puedes llegar a tener, si bien existe una diversidad de productos en el mercado cada aseguradora puede tener diferentes variantes del mismo, por ello es importante conocer los detalles de cada uno y saber qué condiciones están cubiertas y que clase de eventos no están cubiertos.

Comencemos por entender como está estructurado este seguro; Como todos los seguros su función principal es el de proteger nuestro patrimonio; Es decir, asegurarnos de que, en caso de siniestro, nuestro bolsillo y estilo de vida no se vea afectado. Ya que, el que tengamos que cubrir gastos de un siniestro representa volver a invertir en nuestro patrimonio y esto puede afectar nuestras finanzas personales.

También tenemos que tomar en cuenta que no solo es cubrir el gasto relacionado directamente con el siniestro, sino que también, los gastos adicionales que pueden ser consecuencia de los mismos.

Estos seguros representan un contrato entre la aseguradora y el usuario en donde la aseguradora se compromete a reembolsar el costo de reparación y/o reposición de los bienes, siempre y cuando no excedan el tope establecido en el contrato como suma asegurada.

Dentro de las coberturas usuales de los seguros contra daños a casa habitación podemos encontrar los siguientes:

  • Daños al Edificio
  • Daños a los contenidos del Edificio
  • Incendio
  • Rotura accidental de cristales
  • Responsabilidad Civil
  • Robos o asaltos

Cada una de estas coberturas cuenta con exclusiones que se deben de considerar al momento del siniestro como, por ejemplo: el seguro no es aplicable cuando los daños implicados sean provocados directamente o a causa de negligencia por parte del asegurado, estos seguros solo son efectivos en caso que los eventos sean inesperados e imprevistos y no exista mala intención de promedio.

Existen también coberturas adicionales que pueden contratarse para tener una mejor protección, sin embargo, estas coberturas implican un costo adicional que por lo general es mínimo, ejemplo de ello son las coberturas contra terremoto o erupción volcánica en las cuales se amparan daños causados por este tipo de fenómenos naturales.

Debemos de considerar que el nivel de riesgo impacta directamente tanto al costo como las condiciones del seguro y las hace variar.  Parte del cálculo del riesgo está relacionado a la zona donde se encuentra ubicado el inmueble y estas zonas son clasificadas como de alto o bajo riesgo.

La clasificación de estas Zonas depende de la tasa de siniestralidad de cada aseguradora; Ejemplo de la relación entre el costo del seguro y el nivel de riesgo es la probabilidad de que suceda un evento, como por ejemplo la erupción volcánica representa un bajo riesgo en una zona en donde no exista un volcán, sin embargo, en una zona volcánica el riesgo es más alto por ello esta cobertura implica un mayor costo o esta cobertura puede no llegar a aplicar, esto depende de las políticas de cada compañía.

Las implicaciones de los costos adicionales de los siniestros sufridos pueden llegar a afectar nuestra economía. Algunos de los costos que pueden estar cubiertas por los seguros son:

  • Rentas de alojamiento, en caso de que el inmueble quede inhabitable.
  • Costo de mudanza, así como el seguro relacionado al mismo
  • Almacenamiento de menaje de casa. Entre otros.

Entre los beneficios adicionales de este tipo de seguros se pueden encontrarse desde servicios de técnicos de reparación hasta la inclusión de seguros de gastos médicos para mascotas todo esto dependiendo del tipo de seguro a contratar.

Tenemos que tomar en cuenta que como en el caso de todo seguro el contratante se hace responsable por una cantidad representativa del costo total del siniestro, estos se dividen en Deducible y Coaseguro

El Deducible es el monto mínimo que necesita cubrir el siniestro para cubrir el pago, es decir en caso de que el costo de los daños asegurados sea menor al mismo, la aseguradora no cubrirá los mismos.  Si el costo de los daños es de quinientos pesos y el deducible es de mil pesos, la aseguradora no cubriría el gasto ya que es menor el costo de los daños que el deducible del seguro.

El Coaseguro es el porcentaje representativo del costo de los daños que deberá ser cubierto por parte del asegurado en lugar de hacer el pago total de los mismos.

Una de las mejores recomendaciones que podemos hacer es que te acerques a un agente de seguros que te informe acerca de los distintos seguros sus coberturas y beneficios, así como los que puedes contratar de forma adicional. Es importante también que tengas en cuenta que, como todo seguro, existen una serie de exclusiones aplicables que es importante que tengas en conocimiento previo a la contratación de tu seguro.

En Delgado y Asociados te ayudamos para que tengas la adecuada información sobre el seguro a contratar, nosotros te ayudamos a valorar las diferentes alternativas en el mercado nos dará mucho gusto con tu elección, puedes agendar una asesoría especializada sin costo reservándola al  WhatsApp 8182522785 o al correo de ventas@delgadoyasociados.com.mx, recuerda ¡Somos los Expertos en la Materia!.

Te recomendamos que tomes las precauciones necesarias como el lavado constante de manos el uso de mascarillas en lugares públicos y la sana distancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s