Cuando pensamos en tener la capacidad de cubrir nuestras necesidades económicas sin tener que realizar algún tipo de actividad por ellas, hablamos de Libertad Financiera y para poder alcanzarla debemos tener un buen control sobre nuestras Finanzas Personales, sin embargo, no solo basta tener buenas intenciones o hacer nuestro mejor esfuerzo, sino que debemos tener una buena estrategia para plantear y alcanzar las metas financieras que nos propongamos.

Una de las primeras cosas que tenemos que tomar en cuenta al pensar en nuestras finanzas es que debemos estar conscientes de la actitud y emociones que tenemos con relación al dinero. Y es que este punto parece no ser tan importante al momento de pensar en formar un patrimonio, sin embargo, un sin número de estudios nos dan claridad sobre cómo las emociones afectan la conducta humana ejemplo de ello son los estudios realizados por Daniel Goleman publicados en sus libros de “Inteligencia Emocional” la cual se describe por ser “la capacidad que tiene una persona de manejar, entender, seleccionar y trabajar con sus emociones y las de los demás”

Nuestras conductas afectan las decisiones que tomamos y en muchos casos no contamos con los mejores hábitos financieros por ello es importante conocer las claves para utilizar nuestras emociones y sentimientos a favor nuestro.

Primero tenemos que entender cuál es la diferencia entre las emociones y los sentimientos y cómo estos influyen en nuestra conducta día a día.

Las emociones son la respuesta que da nuestro cerebro desde su nivel más básico a nuestro entorno y tienen como principal función el proteger nuestra integridad, estas emociones se han encontrado también en los animales; Diferentes teorías nos hablan sobre el número total de emociones que existen, pero las más reconocidas son cuatro las cuales son:  La alegría, la tristeza, la ira y el miedo.

De las principales características de las emociones es que son un proceso inconsciente e incontrolable, tienen como base la química cerebral y en respuesta al entorno físico las emociones forman parte de los procesos instintivos, son intensos y temporales ya que son un mecanismo de respuesta a nuestro medio ambiente. 

Por otro lado, los sentimientos son la respuesta al proceso de entender las emociones por medio del pensamiento, estos son duraderas y afectan nuestra conducta, así como la toma de decisiones, a diferencia de las emociones si podemos controlar los sentimientos al observar y entender cómo es que nos afectan y cómo es que reaccionamos a los mismos. Ejemplo de los sentimientos son: El amor, la felicidad, el temor, el enojo entre otros.

Al entender nuestros sentimientos y qué emociones están detrás de los mismos podemos moldear nuestra conducta, y para el caso de mejorar nuestras finanzas personales podemos observar que clase de hábitos tenemos con relación al dinero y en qué sentimiento se basan, y qué consecuencias nos tiene reaccionar como lo hacemos

Si bien las emociones no son positivas o negativas ya que buscan protegernos del ambiente los sentimientos si pueden afectarnos de estas formas, en ocasiones el cerebro busca experimentar ciertos sentimientos para sustituir ya sea una emoción u otro sentimiento existente afectando nuestra conducta.

Un ejemplo de cómo es que un sentimiento puede afectar nuestras finanzas es la falsa felicidad ya que normalmente asociamos a la felicidad con la emoción de la alegría la cual nos brinda bienestar, sin embargo, cuando nuestro cerebro no procesa correctamente la emoción real,  ese sentimiento de felicidad nos da una falsa seguridad y realizamos compras impulsivas que al momento de perder la novedad nos generan un sentimiento de culpa al haber gastado cuando en realidad la emoción verdadera que quiere cubrir es la tristeza y cómo al adquirir cosas nuevas nos sentimos alegres buscamos llenar esta insatisfacción con cosas materiales, no obstante como no estamos conscientes de dicha insatisfacción continuamos comprando cosas nuevas para mantener esa sensación de felicidad sin resolver el problema de fondo lo cual a la larga nos lleva a serios problemas financieros .

En ocasiones realizamos compras de manera impulsiva porque pensamos que son indispensables y que si no las adquirimos en ese momento más adelante no estarán disponibles este sentimiento de “ansiedad” altera nuestra percepción de la realidad ya que no nos detenemos a pensar si es que en realidad lo necesitamos o contamos con el presupuesto para ello. 

También gastamos dinero en artículos que nos pueden procurar un estatus social por llenar un espacio de inseguridad o como consecuencia del sentimiento de la envidia en cambio al tratar de cubrir estas emociones nuestras finanzas se ven afectadas. 

Sin embargo, si utilizamos nuestros pensamientos y sentimientos de manera positiva podemos generar hábitos que funcionen a favor nuestro. Con la motivación correcta, las herramientas adecuadas y el autocontrol alcanzar nuestras metas financieras es posible y más sencillo de lo que creemos.

Una de las principales cosas que podemos hacer es tomar conciencia sobre nuestros recursos ya que al evadir tomar el control de estos evitamos la toma de decisiones financieras, no establecemos límites y objetivos, por ello la elaboración de un presupuesto es fundamental ya que este nos da los alcances con los que contamos, cuánto ganamos y cuánto podemos ahorrar y gastar. 

Tomar conciencia de los sentimientos y emociones al momento de la compra nos ayuda a definir nuestras prioridades, entre las cosas que puedes hacer para facilitar esta toma de conciencia podemos darte estos consejos:

  • Escribe en una lista tus deseos y regresa a dicha lista dos semanas después en este tiempo la urgencia de adquirir las cosas perderá el impulso y podrás pensar si es que realmente necesitas las cosas.
  • Antes de hacer una compra realiza las siguientes preguntas ¿se ajusta a mi presupuesto?, ¿con qué lo voy a pagar?, ¿puedo ahorrar para comprarlo y así pagar menos intereses?, ¿tendrá menor costo en otro lugar?
  • Rompe paradigmas como lo son “No puedo” o “es difícil ahorrar” busca enfocar tus pensamientos en los sentimientos de satisfacción que tendrás cuando logres tus metas.
  • Evita hacer inversiones de forma emocional sin que tengas un verdadero compromiso para cumplirlas, para invertir es importante contar con el conocimiento de base, una buena asesoría, saber qué tipo de inversionista eres y acercarte a un profesional de confianza que pueda asesorarte para que tomes la mejor decisión.

 Como podrás ver las emociones y los sentimientos influyen en nuestras finanzas más de lo que nos damos cuenta por ello deseamos que las analices en tu día a día, para ayudarte a alcanzar tu libertad financiera es importante contar con la asesoría adecuada por ello te invitamos a contactar a los asesores de Delgado y Asociados, te ayudamos analizar tu situación financiera y te brindamos las herramientas que necesitas para mejorar tus finanzas personales con los mejores beneficios para ti, tu patrimonio y tu plan de vida, puedes agendar una asesoría especializada sin costo reservándola al  WhatsApp 8182522785 o al correo de ventas@delgadoyasociados.com.mx, recuerda ¡Somos los Expertos en la Materia!.

Te recomendamos que tomes las precauciones necesarias como el lavado constante de manos el uso de mascarillas en lugares públicos y la sana distancia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s